15/10/16

Presentando a Luis Marcelo Pérez en Gijón

El sábado 15 presenté a Luis Marcelo Pérez con su «Ciudad oculta» (Editorial Gravitaciones, 2016) en la Fundación Alvargonzález de Gijón. Acudió al evento Patricia Villamarín, ilustradora de portada del libro.

 
 
 

14/10/16

13/10/16

Presentando a Luis Marcelo Pérez en Madrid

El jueves 13 de octubre comenzaba la gira en España del poeta uruguayo Luis Marcelo Pérez con su obra «Ciudad oculta» (Editorial Gravitaciones, 2016). Tuve el gusto de acompañar al autor en la Biblioteca Eugenio Trías (Casa de Fieras de El Retiro, Madrid) junto con Alejandra Menassa de Lucia, prologuista del libro.

 
 
 

16/9/16

Presentando a Montaña Pulido en Gijón

El viernes 16 de septiembre acompañé a Montaña Pulido en la presentación de «amorconhache» (Editorial Gravitaciones, 2016) en Blue Café. Las fotografías del libro conforman una exposición que se puede visitar en este mismo local (c/ Pedro Duro, 9 - Gijón) hasta el 5 de octubre.

 
 

13/9/16

San Juan de la Cruz: El pájaro solitario

«Las condiciones del pájaro solitario son cinco. La primera, que se va a lo más alto; la segunda, que no sufre compañía, aunque sea de su naturaleza; la tercera, que pone el pico al aire; la cuarta, que no tiene determinado color; la quinta, que canta suavemente. Las cuales ha de tener el alma contemplativa: que se ha de subir sobre las cosas transitorias, no haciendo más caso de ellas que si no fuesen; y ha de ser tan amiga de la soledad y silencio, que no sufra compañía de otra criatura; ha de poner el pico al aire del Espíritu Santo, correspondiendo a sus inspiraciones, para que, haciéndolo así, se haga más digna de su compañía; no ha de tener determinado color, no teniendo determinación en ninguna cosa, sino en lo que es voluntad de Dios; ha de cantar suavemente en la contemplación y amor de su Esposo».

San Juan de la Cruz, 1542-1591
Avisos espirituales: Puntos de amor, 41

 

13/8/16

Flevit super illam / Lloró por ella

Enrique Simonet: Flevit super illam, 1892        
 

Jesús avista Jerusalén desde las colinas cercanas y, antes de entrar, llora por ella.
 
Jesús podría llorar por las faltas de sus habitantes, por la futura destrucción del Templo y de la ciudad, incluso por la condena cruel que Le espera. Así podría ser para uno que sabe lo que viene: Que no quedará piedra sobre piedra.
 
Pero Jesús llora sobre todo porque siente y comparte la condición de sus habitantes. Están llamados a lo alto, pero viven en un cuarto oscuro. Perdidos en el tráfago diario y en la noria de las emociones, donde no hay salida ni se encuentra eso que con tanto afán buscan.
 
Ya sabe que no reconocerán lo divino que Él lleva.
Y Jerusalén somos nosotros. Visión y ceguera.
 
Todo gira en torno a abrir otros ojos.

12/7/16

Presentando a Montaña Pulido en Madrid

El martes 12 de julio acompañé a Montaña Pulido en la presentación de «amorconhache» (Editorial Gravitaciones, 2016) en el Café de Mahón de Madrid. La obra se compone de poemas y fotografías, e inaugura la colección Gráfica de la editorial.

 
 
 
 

5/5/16

Presentando a Antonio Areces en Oviedo

El jueves 5 de mayo acompañé a Antonio Areces en la presentación de su novela «Éramos río» (Editorial Gravitaciones, 2015) en el Centro Asturiano de Oviedo. Asimismo intervino Manuel Astur, escritor e hijo del autor.

 
 
 

18/2/16

Presentación de «Canción del Niño» en Goethe-Institut de Madrid

El jueves 18 de febrero presenté en la biblioteca del Instituto Goethe de Madrid el libro «Canción del Niño» junto con Isabel Mena, editora, y Cecilia Dreymüller, crítica literaria y moderadora del acto.

«Canción del Niño», del cual soy traductor y prologuista, es un libro ilustrado que Dos Cuervos Ediciones acaba de publicar en cuidadísima edición limitada. Las ilustraciones son de Jaime Fernández y el trabajo de serigrafía, edición y encuadernación de Dos Cuervos. Esta obra recoge la traducción del poema de Peter Handke «Lied vom Kindsein» con el que arranca la icónica película de Wim Wenders «El cielo sobre Berlín» (1987). Es la primera vez que se publica en cualquier país.

Ver la obra en el catálogo de Dos Cuervos Ediciones.
Ver el evento en Goethe-Institut Madrid.

 
 
 
 
 
 
 

6/2/16

Homero Aridjis: La forma de tu ausencia


Ni un momento
he dejado de ver en este cuerpo
la forma de tu ausencia,
como una esfera que ya no te contiene.
Pero dos cosas constantes te revelan,
te tienen de cuerpo entero en el instante,
y son la cama y la mesa de madera,
hechas a la medida del amor
y del hambre.

Homero Aridjis (1940-)

Franco Battiato: La cura




FRANCO BATTIATO: «LA CURA»
Un soffio nel cuore di natura elettrica, 2005

«Tejeré tus cabellos como tramas de un canto.
Conozco las leyes del mundo... y te las daré.
Superaré la corrientes gravitacionales,
el espacio y la luz para no dejarte envejecer».



. . .

Ti porterò soprattutto il silenzio e la pazienza.
Percorreremo assieme
le vie che portano all'essenza.
I profumi d'amore
inebrieranno i nostri corpi,
la bonaccia d'agosto non calmerà i nostri sensi.
Tesserò i tuoi capelli come trame di un canto.
Conosco le leggi del mondo... e te ne farò dono!
Supererò le correnti gravitazionali,
lo spazio e la luce per non farti invecchiare.
Te salverò da ogni malinconia,
perché sei un essere speciale, ed io avrò cura di te;
io sì, che avrò cura di te.

14/12/15

Henri Nouwen: Trapecios

La compañía procedía de Sudáfrica y se llamaba The Flying Rodleighs. Sus actuaciones tocaban algo muy profundo en Henri y eran como la materialización de sus deseos más osados. Para él, estos trapecistas mostraban de una forma insuperable qué es la vida: Caer y levantarse. Atreverse a saltar y ser recogido. Confiar. Poder entregarse el uno al otro.

«Si pretendes ser una estrella, estás perdido», le habían dicho. «Sin modestia no puedes estar en esto del circo». En una conversación de caravana, el jefe de los Flying Rodleighs le explicó qué era lo realmente importante en sus actuaciones:

—Mira —dijo Rodleigh—, el secreto consiste en que el volador no haga nada y que el receptor lo haga todo. Cuando vuelo hacia Joe solo tengo que extender los brazos y las manos, y esperar que él me agarre y me devuelva a la plataforma.

—¿Y tú no haces nada? —respondí muy sorprendido—. No, absolutamente nada —respondió Rodleigh—. Lo peor que puede hacer el volador es intentar atrapar al receptor. Yo no tengo que agarrar a Joe, sino Joe a mí. [...] Un volador solo vuela, un receptor solo recoge; el volador, con los brazos extendidos, debe confiar completamente en que ¡su receptor lo agarrará en el momento perfecto!

Cuando Rodleigh me contó esto, con tal convicción, me vinieron a la mente las palabras de Jesús: Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu. Morir significa ¡confiar absolutamente en el receptor! Y cuando atiendo a un moribundo, le digo: «No tengas miedo. Piensa que eres el hijo amado de Dios. Él estará en su sitio cuando tú des el gran salto. No intentes agarrarlo a él, él te agarra a ti. Solo extiende las manos y confía, confía, confía!».


Henri Nouwen: Geliebt sein
Herder, 2009